lunes, 17 de marzo de 2014

PASTEL DE MANDARINA Y CHOCOLATE


Hola! Esta semana os presentamos un pastel perfecto para el DÍA DEL PADRE. Es un pastel relleno de crema de mandarina y nata trufada. A continuación, explicamos, paso a paso, cómo lo hemos hecho:

  1. BIZCOCHO BASE DE VAINILLA:
Para la estructura del pastel hemos optado por una base de bizcocho simple de vainilla. Hemos hecho dos placas de bizcocho: una para utilizarla en la parte de fuera y otra para la separación entre las capas. Las medidas que os damos son para una placa de bizcocho, por lo que hay que repetir este paso dos veces.

Ingredientes:
  • 3 huevos (tamaño L).
  • 55gr de azúcar.
  • 75gr de harina de repostería.
  • 15 gr de levadura.
  • 5gr de extracto de vainilla.
Preparación:
  • Precalentar el horno a 175ºC, calor arriba y abajo.
  • Preparamos la placa del horno, engrasándola y forrándola con papel de horno para poder desmoldar la plancha de bizcocho sin que se pegue.
  • En un cuenco, batimos los huevos a velocidad máxima hasta conseguir que doblen su volumen y quede una masa esponjosa.
  • Sin para de batir, añadimos el azúcar.
  • Tamizamos la harina y la levadura y la incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.
  •  Por último, añadimos el extracto de vainilla a la mezcla.
  • Volcamos la mezcla en la placa de horno, repartiéndola de manera uniforme por toda la superficie.
  • Horno precalentado a 175ºC, calor arriba y abajo, metemos la plancha de bizcocho entre 8-10 minutos aprox. Trascurrido ese tiempo, meter un palillo en el centro de la plancha y si sale limpio, es que está hecha y si sale manchado, la dejaremos un par de minutos más. 
  • Sacamos la plancha del horno y la dejamos que se enfríe totalmente encima de una rejilla antes de desmoldarla. Para desmoldar las planchas, os aconsejamos que deis la vuelta a la plancha de bizcocho encima de mesa de trabajo y retiréis, poco a poco, el papel de horno.
  • Repetimos los mismos pasos para hacer la segunda plancha de bizcocho. Para evitar que se sequen las planchas de bizcocho, taparlas con film transparente cuando estén completamente frias.

  1. RELLENO:
Este pastel tiene tres capas de relleno. Intercalamos la crema de mandarina y la nata trufada:
a. Crema de mandarina:
          Ingredientes:
    • 95gr de zumo de mandarina.
    • 65gr de azúcar.
    • 4 láminas de gelatina neutra. 
    • 230gr de yogurt cremoso. 
    • 100gr de nata 35% materia grasa.
          Preparación:
    • En un cuenco frio, vertemos la nata y la montamos con una batidora de varillas. Reservamos en la nevera.
    • Exprimimos las mandarinas y colamos el zumo. Reservar. 
    • Hidratar las láminas de gelatina en agua fría durante diez minutos. 
    • Calentamos unas cuatro cucharadas del zumo de mandarinas en un cazo junto con las láminas de gelatina escurridas. Removemos hasta que la gelatina se disuelva. 
    • Mezclamos el resto del zumo con el azúcar y le añadimos la mezcla de gelatina y el yogurt cremoso.
    • Cuando estén todos los ingredientes bien incorporados, añadimos la nata montada previamente reservada, poco a poco, mediante movimientos envolventes y hasta que la mezcla quede homogénea.
b. Nata trufada:
En este caso, hemos utilizado la receta y las mismas cantidades de la nata trufada de la Tarta San Marcos.


  1. MONTAJE DEL PASTEL:
  • Preparamos el molde rectangular de la siguiente manera: engrasamos ligeramente y lo forramos con film transparente para poder desmoldar el pastel de manera sencilla.
  • Cogemos la primera plancha de bizcocho y la colocamos de tal manera que cubramos el fondo y los laterales del molde, tal y como veis en la foto.
  • Con la segunda plancha de bizcocho, hacemos rectángulos con las mismas medidas del molde. En este caso, solo hemos utilizado dos de estos rectángulos como separación entre los tres niveles del pastel. La cantidad de capas dependerá de la altura de vuestro molde y de la cantidad de relleno que pongáis en cada una de ellas.
  • A continuación, vertemos la mitad de la crema de mandarina y colocamos uno de los rectángulos que previamente hemos cortado.
  • Vertemos la segunda capa de relleno, que en este caso, se trata de la nata trufada y colocamos el segundo rectángulo de bizcocho.
  • Para terminar con el relleno, vertemos la otra mitad de la crema de mandarina y cerramos los laterales que sobresalen de la primera plancha de bizcocho.
  • Metemos el pastel unas dos horas en la nevera para que la crema de mandarina se termine de solidificar. Sacamos el pastel de la nevera y con cuidado, le damos la vuelta encima del plato elegido. Decoramos al gusto y servimos en frio.

CONSEJO: Si os gustan los bizcochos jugosos, os aconsejamos untar con almíbar las capas de bizcocho del pastel.
Espero que os animéis a hacerla para el Día del Padre o en cualquier otra ocasión.
Hasta la próxima!!